900 83 44 58 Infórmate sin compromiso (gratuito 24h) | Recepción 937 57 83 95 de 9:00h a 17:00h | info@cancalau.com

 

Yo controlo…., cuantas veces lo habremos dicho, cuantas veces nos lo habremos creído y cada una de esas veces nos hemos dado cuenta de lo imposible que era cumplirlo.

Desde que la adicción se instauro en nuestras vidas el celebre “yo controlo” dejo de ser realidad para convertirse en ficción de la buena, de la que se hace en los estudios hollywoodienses, esa ficción que te crees casi siempre.

Normalmente estando en activo pero siendo ya consiente del problema, solemos pensar en consumos controlados, en decirnos a nosotros mismos que ahora si, ahora esta claro como debo de hacerlo para no perder los papeles y llegar al desastre al que solemos llegar cuando consumimos, pero vaya…algo pasa y de repente se diluye esa claridad que teníamos y pasamos del temeroso consumo controlado, a la hecatombe postnuclear del consumo compulsivo y aun así decimos ” no tranquilo, se me ha ido la mano pero yo controlo”.mentiras-pinocho 2

Existe una delgada linea que separa el uso del abuso y la adicción, una delgada línea que es tan imperceptible en la mayoría de casos que no traslada de un estadio al otro sin avisar, sin preguntar pero eso si, bajo el siempre pronunciado “yo controlo”. Señores y señoras, NO SE CONTROLA, nadie controla cuando la enfermedad llega a tu vida y es el autoengaño propio de esta enfermedad, el que nos obnubila y nos plantea esta falsa afirmación.

El uso continuado de drogas genera cambios estructurales en el cerebro y en los circuitos de recompensa del mismo, “también en las dos regiones del cerebro implicadas en la emoción y la motivación son diferentes en los adultos jóvenes que consumen drogas, aunque sea una vez por semana”(The Journal of Neuroscience).

Por lo que es imposible creerse que controlemos, las drogas nos controlan a nosotros desde el momento que superamos la casi invisible línea divisoria entre usar y abusar o desarrollar una adicción.

La caótica vida que vivimos cuando estamos en activo, nos hace mentirnos y mentir a diario para sobrevivir pero debemos tener muy claro que NO se controla, que NO controlo y que la mejor opción para recuperar el timón de mi vida, dejar de depender y CONTROLAR mi vida desde un plano sano y saludable es pedir ayuda profesional, ponerte en tratamiento para tu adicción y rediseñar la hoja de ruta de todo aquello que aun esta por venir.

En Can Calau te podemos ayudar, pregúntanos como sin compromiso.

Cuidado con el hombre que habla de poner las cosas en orden. Poner las cosas en orden siempre significa poner las cosas bajo su control.

 Denis Diderot.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.política de cookies

ACEPTAR