900 83 44 58 Infórmate sin compromiso (gratuito 24h) | Recepción 937 57 83 95 de 9:00h a 17:00h | info@cancalau.com

¿Sabéis? Tomar drogas mola, cuando eres joven disfrutas de ellas y de las sensaciones que experimentas, de todo aquello que las rodea, el colegueo, las fiestas, la sensación de ser diferente e importante etc….

Pero las drogas a algunos, nos atrapan y nos transportan cuanto menos a Mordor, donde reina la oscuridad eterna.

En mi caso, sin darme cuenta, me he esnifado media vida y por el camino he perdido mucho.

La primera vez que salí de un centro cambie todo mi entorno, cambie de amigos y tuve la gran suerte de que hubo otras personas que me abrieron los brazos y me acogieron. Año tras año me dedique a minar su confianza en mí, a destrozar sus expectativas y a darle la razón a aquellos que ya al poco tiempo, decían que yo nunca iba a cambiar. Cada vez les daba más motivos para alejarse de mí, mis actos, mis desapariciones y todos los problemas que me rodeaban, no hacían más que minar su confianza.

Pero había un pequeño grupo de ellos que seguían a mi lado, obviaban mis mentiras y ensalzaban mis pequeños logros, lo que me permitía seguir relacionandome con ellos de manera intermitente, pero me sentía querido y parte del grupo.

Al principio dije que drogarse mola, pero la realidad es que cuando desarrollas una adicción, y no podemos olvidar que se desarrolla porque usas drogas, no por frecuentar bibliotecas, ya no molan tanto las drogas.

Yo he perdido muchas cosas, tanto materiales como personales por culpa de mi adicción y entre esas pérdidas están mis amigos, los que un día se cansaron de mi, de mi adicción y de las cosas que hacia por estar en activo.

Recuerdo una de las últimas veces que me drogue, la desesperación era terrible e intente suicidarme, tome un montón de pastillas pero……… avisé al 112, por lo que se puede interpretar que sólo quería llame la atención. Pues bien aún en ese momento ellos estuvieron ahí, pero creo que fue la última vez que lo hicieron, a partir de ahí los perdí, perdí a la gente que estuvo a mi lado durante muchos años y junto con ellos perdí parte de mi vida.

Pero drogarse mola, no pasa nada, sólo le pasa a la gente que no sabe controlar…….

En fin, excusas para drogarse tantas como personas, yo solo se que yo he perdido, mucho más de lo que las drogas me puedan aportar en 100 vidas y aún así, en ocasiones, sigo pensando en ella, pero ahora soy capaz de entender que esto forma y formara parte de mi vida hasta el final.

Drogarse es una elección personal, pero que todos sepáis que hay un riesgo de perder la vida en vida, a partir de ahí que cada uno decida, pero yo digo NO A LAS DROGAS.

En Can Calau te podemos ayudar, pregúntanos como sin compromiso.

Ser lo mejor que puedes ser no tiene que ver tanto con sortear las barreras que otra gente pone delante nuestro, como sortear las barreras que nosotros ponemos frente nuestro.

Kieren Perkins.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.política de cookies

ACEPTAR