900 83 44 58 Infórmate sin compromiso (gratuito 24h) | Recepción 937 57 83 95 de 9:00h a 17:00h | info@cancalau.com

¿Cómo ayudar a un adicto?

Centro terapéutico para el tratamiento de las adicciones

Convivir o relacionarse con una persona adicta es una situación sumamente desgastante para su entorno, hasta el punto que muchos de sus familiares y amigos más cercanos empiezan a desarrollar una coadicción, lo que supone empezar con problemas de salud mental y física.

“Me he equivocado en la educación que le he dado, siento que soy culpable de lo que está sucediendo (…) siempre le he dado lo que me ha pedido, hubiera podido ser mejor madre; me equivoqué y no sirvo como madre”

“Durante las noches tengo insomnio pensando que puede morir de una sobredosis, que puede ir a prisión o tener cualquier problema grave”

“Cada día estoy más apática, no me ilusiona nada, he abandonado mis actividades, no tengo ganas de socializar (…) me paso el día observándole para ver como puedo ayudarle a superar la adicción”.

can-calau-adicciones-_19

“Cuando pruebo de ayudarlo recibo malos tratos psicológicos y físicos, aunque es mi hijo le tengo temor”

El adicto empieza a sentir culpabilidad, frustración, baja autoestima, miedo y desilusión por todo sin encontrar donde está el final, lo que comporta que el adicto empiece a tener síntomas de rabia y tristeza, dañando todas las relaciones con la familia, pareja y entorno; dejando a un lado los cuidados personales, incrementando los problemas de salud, de insomnio, en el trabajo, abandonando las actividades en las que habitualmente participaba,…

¿Cómo podemos ayudar a un adicto a salir de esta situación?

Para empezar, se ha de comprender que la adicción es una enfermedad mental muy grave y compleja causada por elementos biológicos, personales, sociales y familiares, por lo tanto, pensar que sólo hay un responsable es un error. La OMS (organización mundial de la salud) la define como enfermedad mental crónica, mortal y con tendencia a la recaída.

can-calau-adicciones-_06

En segundo lugar, hay que saber llevar un ‘amor responsable’, aunque es lo más difícil de hacer. Si realmente queremos a la otra persona tendremos que aconsejarle de la mejor manera y no intentar complacerle en lo que quiere oír para evitarnos situaciones violentas. Habitualmente caemos en el error de decirle al adicto lo que él quiere escuchar y que no coincide con lo que realmente pensamos, pareciéndonos que de esta forma le protegeremos a él y en ocasiones a nosotros mismos.

Por último, la familia tiene que ‘aceptar’. Ha de entender que si el adicto no reconoce que tiene un problema, por mucho que nosotros queramos que se cure nunca sucederá, el resultado será un incremento de la frustración por parte de la familia. Nuestro mejor consejo es que el familiar se ponga en contacto con el Centro Terapéutico para que le aconsejemos sobre la mejor forma de como ayudar al adicto, ya que cada caso es diferente y no siempre se ha de actuar de la misma manera.

No hay que dejar de estar para la persona, hay que aprender a estar de manera responsable y aprender a poner límites.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.política de cookies

ACEPTAR